10 de abril de 2012

Ahora, ahora que es cuando más te necesito. Cuando ese miedo, ese pánico irremediable está aquí conmigo, tú no estás. Te echo de menos, te necesito, ahora más que nunca. Echo mucho de menos esas conversaciones, esos ánimos que me dabas y que me han sido de tanta ayuda al principio de este camino infinito. Esa fuerza que me has dado para seguir adelante en los momentos más duros. Esos momentos en los que nos hemos callado para que el otro no lo pasara mal. 
Estás pero es como si no estuvieras. Vuelve, es como si te hubieras ido. ¿Dónde estás? ¿Dónde te has metido?    
No sé por qué cambió todo, no sé por qué no puedo contar contigo. 
Te echo de menos...

2 comentarios:

Céline G.C dijo...

Esa sensación horrible de echar de menos a alguien y que no esté contigo... A mí, me quema el alma.

Jose González dijo...

Mirar, oír, sentir, llorar, gritar y que desde el otro lado de la puerta esa persona no te pueda escuchar...
Ojalá vuelva.